Inicio Baloncesto Un balón robado, un baile y un DJ: así fue la celebración...

Un balón robado, un baile y un DJ: así fue la celebración del oro en el vestuario

8
0

Hay silencio casi sepulcral en la sala de prensa, donde solo se escucha la voz del seleccionador. Habla Scariolo , emocionado por lo que acaba de conseguir el equipo, cuarto oro continental. Uno de los más emotivos de su carrera. Intenta explicar lo que ha vivido estos días, pero de repente se abre una puerta y todo el discurso se pierde. De repente, la locura . Los jóvenes, comandados por Garuba , irrumpen en la sala. Gritos de campeones . Botellas de agua por el aire. La locura. Para muchos es su primera medalla y es lógica la celebración sin mesura. La alegría desenfrenada que se vivió sobre la pista nada más sonar la bocina final. Bailaba Joel Parra, el DJ oficial del vestuario , y corría Rudy para atrapar el balón con el que se había jugado la final. No se lo robó nadie esta vez, pues lo atrapó el capitán y lo guardó como un tesoro debajo de su camiseta . «Compartir vestuario con gente como Rudy, que nos ha llevado por la senda del éxito, es una auténtica locura. Una de esas cosas que sueñas de pequeño y nunca sabes si van a pasar», señalaba López-Aróstegui . El suyo era un discurso tranquilo y mesurado, lejos de la emotividad de Garuba . El más joven, el ímpetu del grupo . «No sé qué habrá comido Juancho , pero me gustaría saberlo para comerlo todos los días», bromeaba, antes de recordar los primeros momentos de la concentración. «Lo sabía desde el primer día. Se lo dije a todo el mundo. Se lo dije a los entrenadores y a los compañeros. Sabía que íbamos a ganar y a llegar al momento decisivo en perfecto estado. Es el principio de algo grande. Vamos a ser un gran equipo durante todos estos años», dijo Usman . Envuelto en la bandera de España, con la red al cuello, uno de los más felices. La foto de Alberto Díaz con su medalla es una de las imágenes del campeonato . Un jugador que ni siquiera tenía previsto viajar al torneo y que se ha convertido en pieza fundamental en el éxito del equipo. Porque Díaz, «Este oro nos va a cambiar la vida a todos . Si me lo cuentan antes de viajar a Tbilisi hubiera dicho que estaban locos, pero el mundo está lleno de locuras y eso es lo bonito. Hemos sido unos locos y hemos creído hasta conseguirlo. Mejor verlo en la pista que en el sofá», señalaba en referencia a la llamada que recibió por parte de la Federación dos días antes del inicio del torneo y que le arrancó de la pretemporada del Unicaja para convertirlo en campeón de Europa. «No me dejó acabar la frase y ya me estaba preguntando por el billete de avión», señala Garbajosa , orgulloso por el chaval que comenzó a jugar cuando él terminaba su carrera. A Rudy volvieron a brotarle las lágrimas al acabar el partido. El balear ha sido el alma del equipo, el ejemplo para los jóvenes, y ya es una leyenda del Eurobasket y de la selección. Porque con esta medalla alcanza a Pau como el jugador más laureado -once preseas cuelgan de su cuello- y se queda a solo seis partidos de Navarro como el que más internacionalidades tiene. Un récord que, si nada cambia, alcanzará el próximo verano, pues no tiene previsto el balear colgar las botas ni decir adiós a la selección. Su ejemplo lo ha vivido de cerca Jaime Pradilla , otro de los jóvenes que vivía emocionado la celebración. «Tener cerca a Rudy, mamar todo su ejemplo al compartir habitación él es un privilegio que me llevo para siempre» , apuntó el pívot, campeón de Europa con apenas 21 años. Presente y futuro del equipo. Uno sobre los que se construirá la España de los próximos años. Pradilla, criado en las ventanas, es uno de los muchos jugadores del vestuario que participaron en la clasificación. Uno de los más importantes, que por fin ha podido debutar con la selección en un gran torneo, es Darío Brizuela . « Nos hemos dejado la vida por este oro. Estoy feliz por mis compañeros, porque muchos de ellos no han tenido una carrera fácil. Yo no la he tenido. He hecho muchos sacrificios en mi vida, he dejado muchas cosas atrás, como tiempo con mi familia y mis amigos. He sufrido mucho y no he tenido un camino sencillo. Por eso, este momento es la culminación de la resiliencia que he tenido en mi carrera y estoy súper feliz», señalaba el vasco, que tocaba la medalla para saber que era verdad. Que no estaba viviendo ese sueño que tantas veces había tenido de niño.

¡OJO!  Un infierno para la nueva España
Artículo anteriorEl vídeo de Garuba en el vestuario con Lorenzo Brown que está arrasando
Artículo siguienteLas reacciones al triunfo de España en el Eurobasket
DEPORTES TODAY es el medio de prensa que más crece en España en 2022 gracias a tu colaboración y participación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí