Inicio Ciclismo Se busca contrincante para Pogacar

Se busca contrincante para Pogacar

2
0

Como si de un juego para videoconsolas se tratara, Tadej Pogacar juega en modo simple. Al menos esa es la sensación que transmite el esloveno por la superioridad concluyente que acumula toda vez que gana. No tiene contrincante, gana de qué manera y en qué momento desea. Esta es la realidad. En la cuarta etapa de la Tirreno-Adriático, el esloveno se aproximó a la reválida de su corona en la carrera de los 2 mares: victoria y liderato merced a un ataque portentoso en el distinguido grupode escogidos que se jugó el triunfo en la cima de Bellante. Son cinco victorias del esloveno a diez de marzo en la presente temporada en solamente doce días de competición. Sí, han leído bien. De instante, Remco Evenepoel es el único que sostiene algo de emoción en la carrera al resistir a nueve segundos de Pogi en la general.

El UAE llevó una buena parte del peso de la etapa a la cabeza del pelotón, siendo conscientes de la enorme ocasión que tenía el día de hoy Pogacar para enfundarse la maglia azurra de líder. El Día D. Con los escapados a tiro, las hostilidades llegaron a cuarenta km de meta, punto donde empezaba la triple subida a Bellante. Y los preferidos dieron la cara. Alaphilippe fue el primero en apresurar para allanar el camino a Evenepoel, bastante tapado hasta esta etapa, que atacó con furia a treinta y siete km del final. De manera rápida contraatacó Pogacar para formar un pequeño conjunto al lado de Ganna y el propio Remco, mas la aventura duró poco debido a la buena organización del Jumbo-Visma por detrás.

Quinn Simmons, último superviviente de la escapada, sacó la bandera blanca en la aproximación al último paso por Bellante, el definitivo. Las tentativas de Bardet, López, Kelderman y Evenepoel fueron de fogueo, mientras que Pogacar se apoyaba en un Marc Soler en estado de gracia. Con hombres como Alaphilippe y Carapaz descolgados, era cuestión de tiempo que Pogacar disparara y diera en el blanco. Después de reaccionar en primera persona a movimientos de Porte y Lafay, el prodigio esloveno arrancó con una potencia exorbitante a falta de quinientos m y dejó a todos en la estacada, con tiempo preciso para soltarse del manillar y degustar su gesta, una más. Pogi ya luce la maglia de líder, algo que durante estos años siempre y en todo momento ha acabado de exactamente la misma manera: con él en lo más alto del pódium. Game over…

¡OJO!  La exhibición de Evenepoel en Noruega, en datos
Artículo anteriorEl Sevilla, a redimirse en Europa
Artículo siguienteRoglic toma el mando en la París-Niza y McNulty gana escapado

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí