Inicio Fútbol Primera victoria del Espanyol en este dos mil veintidos, que deja respirar...

Primera victoria del Espanyol en este dos mil veintidos, que deja respirar a Vicente Moreno

0
0

Lavó su imagen el Espanyol y respiró Vicente Moreno, que llegaba cuestionado a Cornellá tras el duro castigo recibido en el estadio de La Cerámica (cinco-1). Al equipo blanquiazul le urgía la victoria para terminar con una ráfaga muy negativa, sin haber ganado todavía en dos mil veintidos y sumando solamente y 3 puntos de los últimos veintiuno disputados. No llegaba mejor el Getafe, que todavía no sabe lo que es ganar fuera de casa esta temporada. De hecho, no vence a domicilio desde la jornada treinta y dos de la pasada Liga, cuando superó al Huesca en El Alcoraz.

Empezó el Espanyol con considerablemente más intensidad, dominando al Getafe y produciendo más ocasiones de riesgo. De hecho, los catalanes pudieron avanzarse en el marcador en el minuto ocho mas el árbitro percibió la infracción de Raúl de Tomas, que estaba en fuera de juego cuando recibió un balón en profundidad. Djené lo anotó en propia puerta mas la jugada ya estaba invalidada. No hubo objeciones, en cambio, diez minutos después cuando el equipo perico aprovechó un lanzamiento de esquina para anticiparse en el marcador. Cabrera, que le ganó la situación a Maksimovic, se elevó pulcramente para rematar el centro de cabeza y batir a Soria, que llegó a tocar el balón.

Transcurría plácida la tarde en Cornellá, con el Espanyol sin excesivos inconvenientes para contener as un Getafe que quedó algo tocado tras encajar el tanto. Sin tiempo a fin de que los madrileños se recuperaran llegó el segundo de los locales. Darder recibía en el pico del área, se iba realmente bien, apuraba la línea de fondo y sacaba un centro raso. Soria repelía el centro, mas el balón rebotaba en Cabaco y entraba en la portería del Getafe. Jarro de agua fría para los madrileños y para Quique Sánchez Flores, que había conseguido revitalizar a un cadáver y veía frenada su progresión por salir de la zona baja de la tabla.

Incansable, Olivera parecía ser el único recurso del Getafe para poner en aprietos al Espanyol. Los catalanes se hallaban cómodos con el balón y los madrileños padecían para recobrarlo. Se le iba el tiempo al Getafe, que precisaba un tanto para meterse en el partido y atemorizar al equipo blanquiazul, exageradamente cómodo. Y ese tanto pudo llegar en el minuto sesenta y siete. Florentino recibió un pase de Óscar Gil, gran fallo del defensa perico, para martillear el balón desde el centro del área y poner en apuros a Diego López, que pudo desviar acrobáticamente. Quique Sánchez Flores decidió agitar a su equipo y movió el banquillo. Dio entrada a Sandro por Florentino y el primer balón que tocó el canario fue para procurar una media chilena desde la frontal del área. Declaración de pretensiones del delantero.

¡OJO!  El martirio de Peñaranda

Se endureció el encuentro en el tramo final, con paradas y faltas incesantes. Se le comenzó a poner complicado el partido a Cordero Vega, con contactos continuos y una grada retorcida con su actuación. Llevaba diez tarjetas amarillas el agremiado en el minuto setenta (6 para el Espanyol y 4 para el Getafe) y las entradas concluyente se sucedían. Moreno y QSF trataron de jugar sus últimas bazas con más cambios. El madrileño dio entrada a Jankto y a Villar por Oscar Rodríguez y Cabaco. Protegió de este modo al uruguayo, contusionado en su tobillo tras un fuerte encontronazo con Yangel Herrera. Aleix Vidal entró por Óscar Gil. Lateral por lateral para resguardar al reprendido.

Sandro pudo marcar para el Getafe a falta de 5 minutos para el final. Su control en el desmarque se le quedó algo largo y dejó que Diego López se lanzase a sus pies para atajar el balón. Excelente exhibición del portero gallego a sus cuarenta años, dando una lección de elasticidad, reflejos, osadía y, sobre todo, de de qué forma cuidarse para poder estar tan bien a esta altura de su carrera. En el último minuto llegó el carrusel de cambios del Espanyol para perder tiempo y dar algo de aire a sus jugadores. Preservó Moreno a Darder, Puado y Raúl de Tomás, titulares incontrovertibles, para eludir cualquier susto inopinado. Alargó el árbitro 5 minutos insignificantes que no sirvieron para nada. Al final, victoria balsámica para el Espanyol, que recobra sensaciones y autoestima, y derrota para un Getafe que prosigue anclado en tierras pantanosas.

Artículo anteriorSin cambios en el arranque de la segunda parte en El Alcoraz
Artículo siguienteXAVI insiste en PEDRI y su comparación con INIESTA: apuesta cien% por el CANARIO | AS
DEPORTES TODAY es el medio de prensa que más crece en España en 2022 gracias a tu colaboración y participación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí