Inicio Fútbol Paso atrás del Barça de Xavi

Paso atrás del Barça de Xavi

5
0

Pobre entrada para el campeonato de los segundones. Qué himno tan económico, tan horrible. Si el miércoles el Madrid dio otra muestra de hasta qué punto la Champions es suya, el día de ayer un Barça en mejora mas todavía menor recibía a los turcos. Todo como de las rebajas para un equipo que trata de probar que merece un futuro mejor. Alba salió como capitán en ausencia de Piqué, Busquets i Sergi Roberto. El Galatasaray, como el Nápoles en el partido de ida en exactamente el mismo Camp Nou, tenía claro el 2 contra uno para colapsar los ataques locales. Ferran Torres comenzó como siempre: o sea, abriendo espacios y fallando todo. Adama y Dest actuaron como pareja artística. Lo de Adama se terminará, por el hecho de que es de trucos previsibles que al final se los van a saber de memoria todos y cada uno de los contrincantes, mas su fuerza, su punto de velocidad y su contundencia le dan por el momento una presencia impresionante, temible en el campo. El Barça lo fiaba todo a sus uno contra uno, que acostumbraban a ser 2 así como los superaba. Los turcos solo sabían defenderse, poco a poco más hundidos en su área.

Ritmo jovial en el juego barcelonista, mas ataques desorganizados y sin remate. Los centrales, sobre todo Éric García mas asimismo Araujo, erraban con el balón y daban inseguridad protectora a su equipo. Poca profundidad, poco desequilibrio, mucha posesión mas estéril, algo de deseo y no puedo y bastante hastío, como toda vez que el futbol se distancia del tanto para volverse redundante, retórico. Poca paciencia y demasiada precipitación. Muchas pérdidas de balón: un paso atrás del equipo. Desconcierto general, colectivo. El Galatasaray renunciaba a la iniciativa ofensiva mas se defendía con sentido y sin padecer. Iñaki Peña rechazó con gran acierto una falta bien chutada por Memphis.

Poco más de sesenta asistentes al estadio. Vendrán, aguardemos, tiempos mejores. Noche funesta de Araujo, muy impreciso, falto de seguridad en sí desde la primera jugada. Hay que decir de este muchacho, en su defensa, que siempre y en toda circunstancia ha sido muy siendo consciente de sus restricciones, y que trabaja con abnegación para sustituir lo que no le da el talento. Los turcos estaban más cómodos, ordenados en su defensa y contemplando la impotencia de un Barça que no fluía, y que acusaba las rotaciones tal y como si de pronto hubiese olvidado todas y cada una de las enseñanzas de Xavi. En el treinta y cinco el Galatasaray prácticamente marca, mas Éric puso la pierna para desviar a córner. Araujo estaba claramente fuera del partido. Desmoralizado, vencido.

¡OJO!  La selección femenina vive ante Italia su último ensayo antes de la Eurocopa

La primera parte se le escapó a un Barcelona estresado, con prisas, incomodísimo, inútil de crear ocasiones. Solo Memphis algo. Un refulgente disparo que Peña desvió estirándose. Baño de realidad para un equipo que mejora, mas que aún está en construcción. El Galatasaray remató más que el Barça y también Iñaki Peña paró más de lo que seguramente habría parado Ter Stegen puesto en exactamente la misma situación. Decepcionante primera mitad de Ferran.

Los cambios
Xavi dio por acabada la hora del recreo: Busquets, Piqué y Dembélé sentaron a Nico, Araujo y Ferran. Cambios limpios, cristalinos, acusatorios, justos. Pesos pesantes para no hacer gracietas con la eliminatoria. El Galatasaray salió a buscar algo más que el empate. Prudente mas decidido. Los cambios, que parecían precisos, y lógicos, no revolucionaron al Barça, o bien no lo hicieron cuando menos de una manera perceptible y también inmediato. Busquets pudo marcar de cabeza mas otra vez Iñaki Peña puso una mano espectacular. Pronto Aubameyang comenzó a calentar. El Barça precisaba a un 9 puro que simplificara y marcase. El reemplazado fue Memphis. El Barça lo procuraba como un pequeño imbécil al que no se le puede demandar más: nada se le podía recriminar, mas nada era celebrable. Para lo poco que le salía, ahí estaba Iñaki Peña en otra de sus grandes noches. El tanto no estaba tan lejos, mas faltaba finura, delicadez, luz. Faltaba Xavi y recordaba a Koeman, esa impotencia en la que nos acostumbrábamos a ahogar sin que nada ni absolutamente nadie pudiese solucionarlo. Los turcos marcaron mas en fuera de juego. Mucho jolgorio otomano en la grada.

Claro si bien no preocupante paso atrás del Barça de Xavi en su esmero por ser de nuevo uno de los grandes. Noche pobre, difícil, sin gracia. Un antídoto lcontra la alegría. Es lógico que un equipo en este proceso de maduración tenga partidos como el de el día de ayer, y que medre buscando soluciones a las restricciones que todavía le pesan, y de una manera tan conocido. Que el barcelonismo esté ya soñando en la Champions, tras años de absoluta desesperación, no quiere decir que no sigamos siendo un equipito de la Europa League. Y gracias.

Artículo anterior“Fuera de juego claro”
Artículo siguienteResumen en imágenes del Barça Galatasaray
DEPORTES TODAY es el medio de prensa que más crece en España en 2022 gracias a tu colaboración y participación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí