Inicio Fútbol Lewandowski sólo se arruga en Múnich

Lewandowski sólo se arruga en Múnich

3
0

COMPONENTE Ficha Crónica 2301639 Partido para resarcirse en lo local, en lo provinciano. Partido poco importante, de los que Florentino querría eliminar para no hacer perder el tiempo a los grandes equipos ni hacérnoslo perder a nosotros. Hay que ganar más dinero para tener a mejores futbolistas y que no todos estén donde los jeques. Y contra el Elche, más allá del folklore regional, no se gana nada: ni dinero, ni prestigio ni grandes audiencias mundiales, como tienen los partidos que enfrentan a equipos de primer nivel. Además la tarde empezó aburrida, desordenada, crispada, sin una idea clara que diera sentido al juego de un Barcelona impreciso, pasado de revoluciones. El cielo gris como el campo. El Elche tenía el partido donde lo quería: en el caos, en la interrupción, hasta que Gonzalo Verdú fue expulsado por hacerle una falta indiscutible a Lewandowski , que se iba solo hacia la portería contraria. Protestó el jugador del Elche pero más por la fatalidad de la circunstancia que porque realmente fuera discutible lo que había hecho y la decisión del colegiado. Si con esto el Barça no era capaz de arrollar al Elche iba a ser humillante, además de preocupante. PESTAÑA j6-barcelona-elche-liga22/23 Crónica 4 El ataque local empezó su asedio, pero el Barça no mejoró su ritmo de juego, ni su precisión, y el Elche sin hacer gran cosa conseguía disimular su inferioridad numérica y futbolística. Pasaban los minutos como si alguien los tomara uno a uno y los tirara a la basura. Los de Xavi creaban el alboroto de los equipos verticales cuando les falta finura. Además de coñazo, el partido era antiestético. Memphis trabajaba más que ningún otro delantero, aunque sin fortuna, en gran parte por culpa de los aciertos de Edgar Badía . El gol del Barça podía llegar en cualquier momento y parecía extraño que no acabara de llegar; el público del Camp Nou se impacientaba y Kessie , que había visto la primera amarilla por dejar ir el brazo, coqueteaba con la segunda con acciones similares, irresponsables y además completamente innecesarias, con la colaboración de los rivales, que le buscaban porque le encontraban. El Elche desapareció en ataque, el Barça se hacía un lío consigo mismo, como en las tardes más soporíferas de Koeman. Pedri pedia calma a sus compañeros, pero esta calma no acababa de llegar. Lo que sí llegó fue el primer gol del Barça: control de Pedri, asistencia de Balde, y el remate del que sólo se arruga Múnich. 11 goles (añadiendo el que marcaría al inicio del segundo tiempo) en ocho partidos, estos son los números de Lewandowski. Bonita jugada, lo más bonito hasta entonces del partido. Pedri es una maravilla , y lo hace todo tan fácil, que consigue que a su arte delicadísimo no se le note la enorme dificultad y parezca una acción más del juego. Muy bien Balde en su asistencia. Daba la sensación de que el Barça había hecho ya lo más difícil, y así lo confirmaron Memphis , recibiendo de espaldas en el área, revolviéndose sobre sí mismo y fusilando a Badía; y Pedri, aunque su gol fue anulado. El árbitro expulsó por protestar al entrenador visitante, Francisco. Fue una expulsión absurda: primero, por exagerada; y segundo porque lo que tanto protestó -el fuera de juego en el gol de Pedri- le fue concedido. A un equipo con el Elche, que está con diez y pierde 2 a 0 en el Camp Nou, echarle al entrenador porque está nervioso son ganas de encarnizarse con lo que no hace falta. Lewandowski arregló lo que por poco le habían negado a Pedri y marcó su segundo gol de la tarde y el tercero del equipo. El Elche estaba roto desde la expulsión, el Barça tiraba más de inercia de lógica superioridad que del talento colectivo, y Lewandowski, gol a gol, iba engrandeciendo su leyenda y no precisamente de gafe. Ansu , Bellerín y Raphinha entraron por Memphis, Eric García y Dembélé. La fe de Xavi en lo suyo es inagotable y en el 71 sustituyó a Lewandowski por Ferran Torres. El Camp Nou despidió en pie al delantero polaco, y Ferran salió no sé con qué moral ni apoyado en qué autoestima. Lo primero que hizo, en el primer minuto, fue una dura falta y ver la cartulina amarilla. Ha de ser difícil ser Ferran Torres . Pedri le puso un balón mágico, de cuchara, a Ansu, al que le faltó clase para terminar la acción. Noticia Relacionada real madrid estandar No Ancelotti: «Tenemos una estrategia, que es la estrategia del cansancio» Rubén Cañizares El técnico italiano baja el ruido alrededor de Vinicius y el episodio racista con su genuino sentido del humor Era llamativo ver a Piqué con calcetines blancos en el banquillo -por lo lejos que se debía sentir de tener la oportunidad de jugar-. El Barça resolvió el trámite regional con menos talento del que se le supone y más fortuna por la merecida expulsión de Verdú en la primera parte.

¡OJO!  El Oviedo, a la espera de la planificación deportiva
Artículo anteriorGranada – Mirandés, estadísticas del partido
Artículo siguienteBarcelona – Elche, el resumen en vídeo
DEPORTES TODAY es el medio de prensa que más crece en España en 2022 gracias a tu colaboración y participación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí