Inicio Opinión La Fórmula 1 suprime toda huella rusa

La Fórmula 1 suprime toda huella rusa

0
0

La Fórmula 1 dio el día de ayer el golpe terminante para expulsar de su asfalto todo lo que recuerde a Rusia, país que desde el pasado veinticuatro de febrero tiene en desequilibrio a Europa tras invadir Ucrania. Después de días de presiones y miradas instigadoras sobre el ‘paddock’, la escudería estadounidense Hass decidió despedir de forma fulminante al ruso Nikita Mazepin, hombre más conocido por sus trompos que por sus resultados deportivos y único conduzco primordial de la competición con nacionalidad rusa (Daniil Kvyat es reserva en Alpine y Robert Shwartzman de pruebas en Ferrari, y no se descarta que prosigan el camino de su compatriota).

Los norteamericanos fueron aun más allí y cortaron de raíz su contrato de patrocinio más esencial, el que tenían con la química Uralkali, propiedad del padre del conduzco, el oligarca ruso-bielorruso Dmitry Mazepin, que por su parte es uno de los empresarios más próximos al presidente Vladimir Putin (los dos se reunieron el trece de enero). Un desmantelamiento exprés que se consuma a solo un par de semanas del comienzo del Mundial, que va a tener su alunizaje en el Gran Premio en Bahrein el próximo día veinte, mas que encaja con perfección con el libro de estilo que ha seguido la competición y por lo general el planeta del deporte desde el instante en que reventó el enfrentamiento bélico: nada de ruso.

«Estoy muy desilusionado por saber que mi contrato en la Fórmula 1 ha sido anulado. Aunque entiendo bien las contrariedades que se presentaron, la resolución de la FIA y mi voluntad de admitir las condiciones propuestas para seguir fueron totalmente ignoradas», declaró Mazepin tras conocerse su despido. El conduzco, al charlar de las «condiciones propuestas», las que ni tan siquiera pudo llegar a firmar, se refería a todas y cada una de las medidas que la FIA ha desplegado en los últimos días en lo que respeta a la nacionalidad rusa y bielorrusa en su zona de repercusión.

En armonía con el resto de deportes, la federación automovilística emitió un comunicado esta semana en el que forzaba a todo el mundo de los dos estados a firmar un documento (Compromiso del Piloto) en el que rechazaban toda acción bélica de su país en Ucrania y se solidarizaban con sus gentes para poder continuar en el ‘paddock’. Una medida de presión que respondía a las solicitudes del COI, que demandaba la expulsión inmediata de rusos y bielorrusos, y de países como Reino Unido, con un enorme poder en la Fórmula 1 y que había comunicado a la FIA que en sus fronteras ninguno de ellos podría competir.

¡OJO!  Han pasado veintidos días y prosigue doliendo: el mensaje de Pochettino con el tres-1 muy presente

Además, tanto el himno ruso como su bandera y colores, conforme el documento, van a estar totalmente prohibidos, aun en las gradas, hasta nuevo aviso. De hecho, Mazepin ya compitió en los test de Montmeló a fines de febrero bajo nacionalidad neutra y con un vehículo blanco puesto que su equipo, hasta la data bañado en los millones rusos, lucía con orgullo el blanco, azul y colorado (colores de la bandera rusa) sobre su carrocería. No solo van a ser los pilotos rusos los señalados, sino más bien asimismo sus apasionados. Alén de símbolos borrados del mapa y flujos de dinero congelados, el Gran Premio de la urbe de Sochi ha sido la pieza de caza mayor que se ha cobrado la FIA: por vez primera desde dos mil catorce el suelo ruso no va a tener carrera de Fórmula 1.

Artículo anteriorEl Mundial de la igualdad: «Va a ser un año de locos»
Artículo siguienteRueda de prensa de Imanol
DEPORTES TODAY es el medio de prensa que más crece en España en 2022 gracias a tu colaboración y participación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí