Inicio Copa del Rey “El mejor partido de la historia de Mestalla”

“El mejor partido de la historia de Mestalla”

0
0

De pocos partidos festejados hace más de setenta años se ha escrito tanto. Los que lo vivieron lo recuerdan como “el partido más emocionante” de sus vidas. Para el mítico cronista y también historiador valenciano, Jaime Hernández Perpiñá, fallecido en dos mil dieciocho, “el mejor partido de la historia de Mestalla”. Como el que se disputará mañana, fue un Valencia-Athletic, vuelta de semifinales de Copa, y en Mestalla. Hasta ahí las similitudes. Todo lo que pasó quedó en la historia y en la memoria de los veinticinco que lo vieron en riguroso directo.

Corría el mes de mayo de mil novecientos cincuenta y las semifinales de Copa debían jugarse de forma express, en solo 3 días, dada la cercanía del Mundial de Brasil. De hecho, la Selección ya estaba concentrada a falta de los jugadores que jugaban estas semifinales (Eizaguirre, Asensi, Igoa y Puchades, por el Valencia; y Nando, Gaínza, Panizo y Zarra, por el Athletic). En el partido de ida, en San Mamés, el conjunto local arrasó el Valencia (cinco-1). El tanto de Puchades le dio al Valencia, actual vencedor al derrotar un año ya antes exactamente al Athletic (Atlético de Bilbao en la temporada) en la final, las ganas precisas para procurar una remontada histórica: “Ya en el vestuario de San Mamés los jugadores creían que era posible darle la vuelta a la eliminatoria en Mestalla“, comenta José Ricardo March, escritor y también historiador valencianista.

Para el partido de vuelta, Mestalla se llenó, en una tarde seca y calurosa (el partido se jugó en miércoles) de finales de mayo. El Athletic detuvo los arreones iniciales del Valencia, mas un tiro raso de Puchades abrió la lata. Igoa marcó el segundo enseguida, y Amadeo, al borde del descanso, puso el tres-0 que volvió desquiciada a la grada de Mestalla. Otro más y la eliminatoria se iría a la prórroga. Sin embargo, Zarra, tras el paso de los vestuarios, firmó un doblete que prácticamente dejaba a los valencianistas sin opciones.

Quedaban veinte minutos y había ya pocas fuerzas mas Puchades todavía no estaba presto a meditar en el Mundial. Se echó el equipo a la espalda, como habituaba, y el Valencia marcó 2 tantos más, en 3 minutos, a través de Amadeo y Gago. La grada no podía más. Cuentan las crónicas que hubo que atender a múltiples personas que se desmayaron en la grada del calor y la emoción. En el 89′, llegó el éxtasis colectivo. Igoa marcó el seis-dos que acababa la remontada y llevaba la eliminatoria a la próroga. “Perpiñá siempre comentaba que Mestalla fue una casa de locos aquel día“, rememorá March.

¡OJO!  La afición del Betis llena de verdiblanco el centro de Sevilla

Acabó el tiempo normativo con siete-siete en el global y los capitanes decidieron reducir la prórroga, dado el cansancio y la inminente celebración del Mundial, a diez minutos por cada tiempo. El marcador no se movió y entonces se decidió que el primero que marcase, en una tercera prórroga, se llevaría la eliminatoria. Si anochecía se lanzaría una moneda al aire para esclarecer el finalista. No había tiempo material para jugar un partido de desempate, como acostumbraba a hacerse en la temporada. Fue el partido predecesor de lo que años después se llamaría ‘El Gol de Oro’. Gaínza, pasadas las 2 horas de juego, deshizo la igualada y desató la incredulidad en la grada que no daba crédito a que el partido acabase de este modo. De hecho, muchos jugadores ni se habían enterado que ese era el acuerdo. El Athletic jugó y ganó esa final al Valladolid mas Mestalla vio el mejor partido de su historia.

Artículo anteriorLas botas que utiliza Messi se agotan ¡No te imaginas por qué!
Artículo siguienteLa FIA valorará este martes la posible exclusión de pilotos y equipos rusos de sus competiciones
DEPORTES TODAY es el medio de prensa que más crece en España en 2022 gracias a tu colaboración y participación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí