Inicio Fútbol Bordalás se sale con la suya

Bordalás se sale con la suya

4
0

Último vencedor en una final con público, la conquistada en dos mil diecinueve frente al Barcelona, el Valencia dio ayer de noche un alegrón a una hinchada que en los últimos tiempos ha estado más habituada a los enfrentamientos con el dueño del club que a las celebraciones. En un partido intenso, bravo y tan apasionante como se aguardaba, al más puro estilo de Bordalás, su equipo superó el escollo del Athletic y el próximo veintitres de abril, en La Cartuja de Sevilla, volverá a luchar por un nuevo título ante campeón del Betis-Rayo de el día de hoy.

Marcelino es un técnico al que la Copa del Rey semeja irle como anillo al dedo, si bien no logra consumar el matrimonio como rojiblanco. El técnico asturiano sí fue definitivo en dos mil diecinueve a fin de que el Valencia acabase dedicando el título a su afición, un éxito que no le sirvió para eludir el despido apenas iniciada la próxima temporada.Fin a una aventura para dar paso a una nueva en San Mamés, donde ha seguido cultivando el coqueteo con la competición. No pudo rematar la de dos mil veinte en el duelo definitivo contra la Real Sociedad (jugado con un año de retraso por el coronavirus), en dos mil veintiuno condujo a los bilbaínos hasta la final (perdida frente al Barcelona) y en esta edición ha repetido un ilusionante viaje que acabó el día de ayer pues el tren bilbaíno descarriló en la semifinal ante su precedente club. Le paró Bordalás, que le ganó la partida con sus armas. El preparador valencianista terminó festejando su primera clasificación para una final.

Bordalás, el enorme especialista en explotar el otro futbol, impone a los suyos un estilo tan exigente y también intenso como Marcelino, 2 adiestradores que en la anterior sostuvieron un intercambio dialéctico que elevó el mercurio de la semifinal, la única ronda de la Copa que se juega a doble partido. Las interrupciones y alguna acción superflua, como una de Guedes sobre Yury, acompañaron el comienzo de un choque que nació con novedad de última hora pues Lekue debió ocupar el lateral derecho visitante frente a la indisposición de De Marcos. Cambio de planes que asimismo le tocó encarar a Bordalás a la media de hora. Las ganas de jugar le pasaron factura a Gayà, que brincó renqueante, y su adiestrador se vio obligado a dar paso a Lato.

¡OJO!  Koundé más cerca que nunca del Barcelona

Suprimido el valor doble de los tantos en campo contrario, el empate de la ida evitó que Valencia y Athletic tuviesen que salir en tromba si bien los dos parecieron tener prisa por marcar. Bryan Gil, siempre y en toda circunstancia activo, y Vesga conminaron en las áreas en los 2 primeros minutos de un encuentro en el que la defensa local dio muestras de nerviosismo. No tardó en asentarse si bien la velocidad de Iñaki Williams puso el corazón en un puño a la afición de Mestalla en el primer acto, mas no fue la noche del delantero. Mamardashvili, impecable, le frenó en un codo con codo anterior al golazo de Guedes que adelantó al Valencia ya antes del descanso. Un fallo que marcó el rumbo de la eliminatoria. Instantes después, el misil del portugués desde la frontal resultó tan invisible como irrefrenable para Agirrezabala, que evitó males mayores en la prolongación en un disparo de Soler.

Los cambios de Marcelino reactivaron al Athletic, que enseñó las garras tras el paso por la caseta si bien sin llegar a rasguñar pues el Valencia supo defenderse con orden, un equipo solidario al estilo de Bordalás. Marcelino, que acabó quedándose a las puertas de su tercera final con los bilbaínos, no halló la fórmula para abrir el muro protegido por un Mamardashvili seguro en una noche que tuvo una agónica prolongación de 7 minutos. Resistió el Valencia y terminó festejando la clasificación en el enorme día de Bordalás.

Artículo anterior¡Guedes ruge a la final!
Artículo siguienteLa Real, con sabor a Europa
DEPORTES TODAY es el medio de prensa que más crece en España en 2022 gracias a tu colaboración y participación.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí